martes, 25 de abril de 2017

FIN DE SEMANA DE ILUSIONES.


(Foto de Luis Carrasco)

Hola, queridos amigos de mis historias, buenas tardes. Últimamente llevo una vida ajetreada por motivo de la literatura infantil con distintas actividades que he podido sacar adelante para dar a conocer mi primer álbum ilustrado, “La nota que faltaba”. Y eso es lo que hoy os voy a contar: el maravilloso fin de semana que he pasado hablando de este cuento que, cuanto más pasa el tiempo y más hablo de él, descubro mucha más riqueza en sus páginas. Me parece mentira que hayamos podido crear, mi compañera ilustradora, Tania, y yo, esta historia que tiene tan gran potencial y tanta versatilidad: habla de música, de las tonalidades de los instrumentos; resulta una tierna historia, divertida en su desarrollo y apoyada por unas preciosas ilustraciones; ideal para los primeros momentos después de que un pequeño haya empezado a leer solo; y si no lee solo, es ideal para que los mayores: padres, abuelos, tíos, hermanos, etc, no solo se lo cuenten tal como está escrito sino que, gracias a la vida que tienen las maravillosas ilustraciones, que puedan inventar historias paralelas apoyándose en ellas; y sobre todo que es un cuento que habla de valores: la amistad, el compañerismo, la capacidad del trabajo en equipo, la tenacidad y la constancia y, lo que es muy importante, el alegrase de los éxitos de los compañeros…así es “La nota que faltaba”, y así lo presenté este fin de semana en el Día del Libro, en Albacete, el viernes 21, y en la Feria del Libro de Valencia, el sábado 22 por la tarde, en su 52 edición, establecida en los Jardines de Viveros.



El viernes, en Albacete, estuvo muy bien a pesar del frío que pasé: la Librería Herso lo organizó con mucho gusto y tuve la suerte de estar acompañado por la escritora albaceteña, Lydia Sánchez Puertas, con la que, cuando no estábamos firmando ejemplares, que lo hicimos en bastantes ocasiones, comparamos las manías que teníamos ambos a la hora de ponernos a escribir…curiosamente coincidíamos en varias.
Estuvo bien, muy bien. Recibí la visita de varios amigos, aunque de algunos no la esperaba pues, sin saberlo a ciencia cierta, pensé que ya habían dejado Albacete, por motivos de trabajo o qué sé yo…de esos que un día desaparecen de tu vida sin decir ni siquiera adiós, qué te vaya bien. De esos con los que parecía haber un feeling especial y que te das cuenta de que no existe esa reciprocidad…bueno, pues a pesar de eso fue una grata sorpresa verlos; otros que vinieron a que les firmase un ejemplar que ya habían adquirido en meses anteriores; otros solo para acompañarme un rato y charlar (me gustó hablar con la pareja que forman Mercedes y Javier).

 


Fueron dos horas rodeado de gente y de pasión por la literatura infantil. Muerto de frío, ya de noche, me puse en marcha a Valencia con la ilusión de lo que venía con el sábado.





Llegué a la caseta de la librería Leolo a las seis y un minuto y me tuve que excusar ante Bárbara, su librera, por el retraso…pero es que las estaciones de “valenbisi” no funcionaban: sí, por Valencia me gusta ir en bicicleta siempre que puedo. Es que me parece que ir en bicicleta por una ciudad, la que sea, te hace verla de manera distinta y saborearla y retener en tu mente sensaciones que para mí tienen mucho de bohemio y romántico…os parecerá una tontería, pero desplazarme por Valencia en bici me hace sentir distinto y me gusta. Bueno…¡a la Feria!

(Foto de Luis Carrasco)

Entro en una caseta maravillosa, espaciosa, en la que los libros van de derecha a izquierda perfectamente colocados por edades. En la zona de cinco años veo mi “La nota…”, delante de un cartel en el que estaba mi nombre anunciando que era mi día para dedicarlo…¡Qué ilusión!

Dejo mi mochila, saco unos marcapáginas, ofrezco uno…me miran con una sonrisa… “¿queréis que os diga de que va?”… “Bueno”…”Este álbum trata de un saxo pequeño cuyos padres murieron en una gira y no les dio tiempo a enseñarle todo lo que un saxo de su edad debería saber…le quedaba conocer cómo tocar la nota sol…”… “¿nos lo dedicas?”…
¡No me lo podía creer! Acababa de llegar y ni siquiera había sacado uno de mis bolígrafos preferidos y ya debía firmar uno…y a continuación otro…Llevaba cinco minutos y ya firmé dos. Me sentía eufórico, pero no os confundáis, que no por el hecho de haber vendido dos, sino porque hubo dos familias a las que mi historia les enganchó. 












(Foto de Luis Carrasco)
Para un escritor de verdad (no es que yo me considere que ya lo sea, pero me siento como si lo fuese…soy muy, muy nuevo en este oficio y me encanta aprenderlo día a día y disfrutarlo en estas ocasiones) eso es lo que le llena: el deseo del lector por su obra. Me encantó esa sensación inicial que no desapareció durante las tres horas que estuve firmando sin parar…batí todas las expectativas de la librera que me dijo que llegar a la cantidad que llegué era muy difícil…”pero es que la historia cuando se conoce engancha”, le dije. 

Aún esperando más amigos en Valencia que en Albacete, tuve menos visitas (esperaba unos cuantos, entre los que se encuentra algún ilustrador con el que tengo previsto, próximamente, la publicación de mi segundo álbum. La gente piensa que por pasarse por la caseta ya están obligados a adquirirlo y entonces deciden no hacerlo. No se dan cuenta que no esperas firmar muchos libros a costa de ellos: a ellos ya los tienes ganados…así es). Uno de los que sí vino fue mi amigo Luis Carrasco, magnífico fotógrafo (http://luiscarrascollopisfotos.portfoliobox.net/streetphoto-fotografacallejera-fotoalcarrer), que tuvo el detalle de obsequiarme con un reportaje fotográfico del que he extraído algunas de sus obras para esta entrada. Gracias, Luis, por tu amabilidad y amistad y deseo que puedas leerle a la pequeña el cuento con la misma pasión con la que yo lo escribí. Un fuerte abrazo agradecido.

(Foto Luis Carrasco)

Un chico, de unos cuarenta años (jo…a lo mejor tenía menos…espero que me sepa perdonar…), se acerca a la caseta, mira el cuento, me mira a mí y me dice:
Ese cuento lo conozco traté de ubicarlo en mi vida.
—¿Ah, sí?
—Sí, hicimos una actividad musical en el colegio y compramos cinco o seis libros para complementarla y ese fue uno de los que compramos —¡ya es lo que me quedaba para que el día fuese perfecto!

Fue un fin de semana de ensueño en el que me encantó hablar de mi primer álbum y ver las caras de satisfacción de todos aquellos que tras leer mi dedicatoria se despedían con un brillo cómplice en sus ojos.
Buenas noches, queridos confidentes de mis ilusiones en este espacio tan nuestro.

José Ramón.


12 comentarios:

Unknown dijo...

¡Muchas felicidades! Hablando de nota pero con otro significado...Se nota jijij que ha sido un fin de semana de sensaciones muy positivas. A seguir viajando en tu mundo con la misma ilusión y mostrándoselo a los demás �� Un abrazo.

Helena Segura Alemany dijo...

No sé por qué no sale mi nombre en comentario 😂😂😂 Firmo ahora 😁 Helena

José Ramón de Cea dijo...

Muchas gracias, Helena, por tu comentario en nuestro rincón para las ilusiones y la fantasía. Tanto durante las firmas como en este blog trato de transmitir mi ilusión, para haceros partícipes de mis sensaciones, unas veces de mucha alegría, satisfacción y orgullo y otras de cierto desazón...Gracias, de nuevo y bienvenida al blog. Un cariñoso abrazo. José Ramón.

Anónimo dijo...

Pues enhorabuena amigo José Ramón, y a por la segunda publicación.
Un fuerte abrazo,
Javier

Javier Mercadé dijo...

Anónimo Anónimo dijo...
No soy anónimo, que soy Javier Mercadé :)

Pues enhorabuena amigo José Ramón, y a por la segunda publicación.
Un fuerte abrazo,
Javier

Luis Carrasco dijo...

Compañerismo, trabajo en equipo, perseverancía...... no faltan en la Nota que faltaba.
Me alegro de tus éxitos, premios y progresos.
Y gracias por dejarme hacerlas y por publicar mis fotos (cada uno a lo suyo).
Un abrazo.

PD: quiero ver publicado ya cargo blue

José Ramón de Cea dijo...

Javier, muchas gracias por tu deseo y por tu comentario en este blog, que creo es el primero que haces ¿no? Espero que sean muchos más: es bueno tener también a los amigos por aquí. Estoy ya con muchas ganas de que mi segundo trabajo aceptado por la editorial salga a la luz. Creo que os va a gustar pues uno de los que mejores comentario ha recibido en este espacio. A ver si para después de verano...me gustaría :-). Un fuerte abrazo, Javier.

José Ramón de Cea dijo...

Gracias, y muchas, a ti, Luis, por ese magnífico reportaje: tus fotos han aportado mucho a mis palabras que han intentado describi lo que pasaba por mi mente y lo que viví y como lo hice en ese fin de semana inolvidable. Sí, todo lo que comentas se puede encontrar en "La nota..." y muchas veces los mayores, buscando el libro adecuado para sus pequeños, no son capaces de identificar y diferenciar una historia que hable de valores de otra que no lo haga. Quizá debería tener una pegatina en la portada ("Libro con valores") los libros que los contemplen...es broma. Creo que es responsabilidad de los mayores ojear con todos los sentidos los libros y detectar aquél que aporte más que un buen rato de lectura, qué también es muy importante.
Bueno, Luis, muchísimas gracias de nuevo. Un fuerte abrazo y siempre serás muy bien recibido por aquí.
¿"Cargo Blue"? Acaba de recibir una ilustradora y vamos a empezar a darle vida. Ya sabes que es mi primer cuento y por el que siento algo especial. Va a ser una pasad el día que pueda publicarlo...
José Ramón.

Mercedes Moreno dijo...

Nosotros también pasamos un agradable rato charlando contigo y acompañándote ese día que para ti es tan especial y mágico. Pero que sepas que solo lo hacemos con los amigos como tú.
Enhorabuena José Ramón te deseo lo mejor para todas tus futuras publicaciones que seguro, lo sé, serán muchas.Un abrazo.

José Ramón de Cea dijo...

¡Gracias, Mercedes! ¿Sabes por qué me gusta tanto este mundo de la literatura infantil? Pues porque, como dices, es una literatura que tiene magia, que te transporta a un mundo de cosas bellas, de momentos buenos, de personas buenas, de amistades, de ideales, de sueños, de cosas imposibles que se hacen realidad, de bienestar...y de tantas otras cosas que nos hacen sentir tan bien. Bien seguro, como dicen por tu tierra y por la mía de adopción en esta época maravillosa que estoy viviendo, que nunca bendeciré suficiente el día que cayó en mis manos aquel álbum ilustrado que me hizo decir: "pero...si yo puedo escribir cosas de este tipo...". Y así fue. Sí, este mundo tiene magia y quiero transmitirla a nuestro rincón, a todos los que nos damos cita aquí cuando os llamo con mis entradas y que tenéis un niño en vuestro interior y que sé que estas historias os llegan tanto como a mí. Muchas gracias, amigos. Un cariñoso abrazo. José Ramón.

ethan dijo...

¡Me alegra mucho de que te vaya todo tan bien! ¡A por el siguiente libro!
Un fuerte abrazo.

José Ramón de Cea dijo...

¡¡Gracias, Ethan!! Siempre es muy estimulante el saber que estás ahí vigilante. :-) Un fuerte abrazo.